Reflexología podal

Reflexología Podal es una técnica terapéutica basada en la estimulación manual de puntos y zonas encontrados en los pies, denominados zonas de reflejo, de lo cual se deriva su nombre. La Reflexología es una terapia muy eficaz que combina la sabiduría ancestral de la medicina oriental y la zona-terapia contemporánea con los últimos conocimientos de la neuroanatomía actual.

reflexologia_podal

La Reflexología moderna practicada a un alto nivel profesional, tiene su propio lugar entre las ciencias de salud, ya que sus resultados pueden ser monitorizados y evaluados mediante equipos de alta tecnología. Es una terapia complementaria que hoy en día está muy extendida, siendo integrada y utilizada ya en muchos hospitales y clínicas de Europa.

Cómo funciona la Reflexología. El Sistema Nervioso (SN) capta los estímulos producidos por el reflexólogo por medio de las terminaciones nerviosas encontradas en la piel de los pies y los trasmite al Sistema Nervioso Central (SNC). Este a su vez elabora una respuesta al estímulo, que incide en los sistemas corporales favoreciendo el funcionamiento orgánico, neuromotor y neurovegetativo.

El tratamiento consiste en estimular, suavemente masajeando, a los 2.700 puntos y zonas reflejas ubicados en los pies, para ayudar al cuerpo a auto-regularse desde el interior, corrigiéndose de una manera totalmente natural todos los posibles desequilibrios encontrados en él. El tratamiento es muy agradable y deja el cuerpo profundamente relajado.

Practicado a un alto nivel profesional la Reflexología permite diagnosticar desequilibrios ya existentes en el organismo y de tratarlos. El método tiene como objetivo encontrar la verdadera causa de la dolencia o desequilibrio orgánico y de solucionarlo, en lugar de solo aliviar sus síntomas.

La Reflexología Podal es idónea para tratar un multitud de síntomas y complementa muy bien los tratamientos convencionales de la medicina alopática. Es muy eficaz en tratamientos de tensiones musculares, disfunciones metabólicas, problemas digestivos u hormonales, activa el sistema circulatorio e inmunológico, trata dolores de espalda, insomnio, artritis, alergias, acné entre otros y limpia y ayuda al organismo a regenerarse favoreciendo la eliminación de toxinas.

Practicado con regularidad la Reflexología ayuda a mantener el cuerpo, mente y espíritu sanos y equilibrados y es actualmente uno de los métodos más utilizados en la prevención de las enfermedades, sin contraindicaciones ni efectos secundarios negativos.