Qué es la medicina energética

EL SER HUMANO

La nueva ciencia, la física cuántica, nos demuestra que el Ser Humano está compuesto de unos campos de energía que forman el conjunto de características singulares físicas, emocionales, psíquicas y espirituales de cada individuo.

Estos campos de energía están superpuestos e interconectados y contienen información sobre nosotros, en forma de partículas energéticas. Cada campo está relacionado con una función específica como la de la mente o la de las emociones. Está demostrado además, que cada órgano u otra parte del cuerpo físico, tiene su propia zona de frecuencia vibratoria correspondiente en el campo energético.

Podemos definir el Ser humano como una unidad Integral, formada por un lado de cualidades Humanas (cuerpo, emociones y mente) y por el otro lado Espiritual, que es el que contiene su verdadera esencia; su programación y su voluntad.

Cuando la Anatomía Energética en estos dos lados no está bien estructurada, limpia y alineada, se forman atascos en el flujo energético, que a su vez causan carencias o sobrecargas energéticas. Como resultado, surgen problemas físicos, emocionales o mentales. El hombre sufre.

sanación

LA TERAPIA DE MEDICINA ENERGÉTICA

La Terapia de Medicina Energética significa corregir el desorden energético que se puede encontrar en la Anatomía Energética Humana, o sea, en la estructura energética que forma el Ser Humano. Significa devolver al Ser Humano a su estado auténtico, donde el cuerpo encuentra su homeostasis, la mente su equilibrio y el alma su armonía.

Además de sanar patologías y dolencias del cuerpo físico, emocional y mental, la terapia apunta a limpiar y cargar a todo el sistema energético del ser humano. Un Ser energéticamente equilibrado, limpio y alineado, se siente lleno de vitalidad, amor y alegría y se encuentra en paz consigo mismo y con el mundo que le rodea.

LA ANATOMIA ENERGÉTICA HUMANA

sanacion2

El Ser Humano está compuesto de varios campos de energía, de múltiples Chakras (transformadores de energía) y de un circuito de conductos sutiles de energía llamados Meridianos (Nadis).

Los Campos de energía están en constante movimiento, e intercambian información en forma de energía, o sea, se comunican entre ellos mismos y con otros campos ajenos de otras personas.

Los Chakras son centros de energía y actúan transmutando los diferentes niveles de frecuencia entre los campos, transformando energías sutiles en energías vitales para el cuerpo físico y viceversa.

Los Meridianos forman un circuito de flujo energético dentro del cuerpo humano a través de los cuales se distribuye la energía al sistema nervioso central, el sistema endocrino, la sangre, los órganos y las demás partes del cuerpo.

LA ENERGÍA DE LOS CAMPOS

La energía de nuestros campos está compuesto de partículas subatómicas llamadas cuantos (física cuántica). Estas partículas sutiles guardan información sobre nosotros y de nuestras experiencias vividas; de nuestras emociones, actitudes y pensamientos en las capas más bajas y de nuestro propósito y voluntad superior en las capas más altas.

El intercambio de energía entre los campos significa por ejemplo, que el flujo de nuestros pensamientos afecta a nuestras emociones, que sucesivamente causan reacciones químicas en el nivel celular del cuerpo físico. La nueva rama de medicina que estudia la relación entre el cuerpo y la mente se llama psiconeuroinmunología.

Los Campos de energía y los Chakras pueden ser analizados, moldeados y alterados desde el exterior para sanar las energías que se encuentren al interior del cuerpo, en sus órganos y células. El conocimiento profundo de los campos energéticos, de su dinámica y la forma en que nuestros síntomas físicos están relacionados con nuestras emociones y actitudes, nos invita a un auténtico cambio en las practicas de tratar y sanar el Ser Humano.

LOS CHAKRAS

sanacion3

La función primaria de los Chakras es la de aspirar energía desde el Campo Universal de Energía, transmutar su frecuencia y transmitirlo entre los diferentes campos aurales, que de esta forma serán revitalizados, incluido el cuerpo físico. Cada Chakra está especializado en metabolizar cierta frecuencia de energía, información de un determinado tema psicológico y emocional, correspondiendo también a cierta parte del organismo físico.

La Terapia de Medicina Energética purifica, repara y alinea a los Chakras, para aumentar el flujo energético en nuestro sistema, ya que cuanta más energía dejemos fluir en el mismo – más sanos y vitales nos encontraremos.

LA ENFERMEDAD

El origen de la enfermedad se deriva de los desequilibrios o atascos energéticos encontrados en la Anatomía Energética. La obstrucción de energía o falta de flujo prolongada conduce indefectiblemente a la formación de un malestar o una patología, interfiriendo así en una experiencia serena de vida plena.

Acumulamos numerosas experiencias durante la vida, como actitudes y pautas de comportamiento, que son guardados en nuestros campos en forma de energía. Si entre esas vivencias existen traumas, frustración, tristeza, rencor u otra energía considerada “negativa” (miedo, ansiedad, cólera), se obstruye el flujo natural y regenerador, y como consecuencia tenemos un déficit de energía a nivel físico, que deja libre acceso a la formación de una enfermedad.

Una dolencia o enfermedad nos indica siempre en primer lugar, que tenemos una obstrucción en nuestro sistema energético, causado por una discordancia entre nuestra mente, emociones y el cuerpo físico, y en segundo lugar que el lado físico y el sutil están desalineados. Un malestar o una patología se convierte así en un mensajero importante que nos incita urgentemente a cambiar algo en nuestras vidas y la responsabilidad para dar este paso siempre es del propio individuo.

La carga que llevamos en nuestras vidas se refleja en nuestro campo y a veces es muy pesada, de baja frecuencia y a menudo somos totalmente inconscientes de ello, y de su efecto sobre nuestra salud. La liberación de las emociones tóxicas, ya es un gran paso hacía la sanación y bienestar. La propia actitud siempre es primordial porque sólo hay sanación duradera cuando hay comprensión de la verdadera causa y una voluntad de corregirla.

TERAPIA ESPIRITUAL

sanacion4

Además de tratar a síntomas físicos, la Terapia Espiritual limpia el sistema energético, liberando materia personal bloqueada, para luego ser procesada y evacuada permanentemente de nuestro sistema. De esta manera el propósito de la Terapia Espiritual es de hacernos crecer como personas, tomando consciencia también de nuestro lado espiritual y de su propósito en esta vida.

Con la Terapia Espiritual se restaura y se alinea el lado Humano con su lado Espiritual, devolviendo al individuo a su estado natural, donde puede sentir y recordar quién es, cuales son sus sueños y cual es el verdadero propósito de su vida. La Terapia Espiritual nos ofrece un camino de auto-realización hacía la vitalidad, la plenitud, el amor y la alegría.